Educación Artística, Cultura y Ciudadanía

Elliot Eisner: In memoriam

12 de enero de 2014

Con gran pesar recibimos la noticia de una de las grandes figuras de la educación artística, el Dr. Elliot W. Eisner.
Nacido en Chicago, Illinois, en 1933, Eisner fue profesor de Arte y Educación en la Stanford Graduate School of Education y una de las personalidades más influyentes en el ámbito académico. Su trabajo se desarrolló en los ámbitos de la educación artística, la reforma del currículo y la investigación cualitativa.
En 1992 recibió el Premio Internacional de Educación José Vasconcelos en reconocimiento a sus 30 años de práctica profesional y académica y de manera particular a su contribución en la formulación de las políticas educativas para comprender más cabalmente el potencial de las artes en el desarrollo educativo de los jóvenes.
En 2012, con motivo del I Simposio "Los nuevos paradigmas de la educación artística en Mexico y el mundo", organizado por Emanciparte con la colaboración de la oficina de la OEI en México y el Programa de Educación Artística, Cultura y Ciudadanía, envió el texto que ahora reproducimos a modo de homenaje.

Declaración de Elliot Eisner para los asistentes del Primer Simposio Internacional "Los nuevos paradigmas de la Educación Artística en México y en el mundo "

Mexicali (Baja California), 29 y 30 de noviembre de 2012

En muchos países del mundo la educación artística carece de una posición privilegiada y del necesario reconocimiento. Quienes trabajamos en la cultura occidental hemos dado más peso a la enseñanza de aquellas asignaturas que ponen el énfasis en un pragmatismo intolerante, prestando poca atención a lo que realmente necesitan los seres humanos para tener una vida plena y satisfactoria. La educación artística brinda a los estudiantes la oportunidad de refinar su sensibilidad para que puedan, metafóricamente hablando, degustar las cualidades de la vida que, en cierta medida, son puestas a nuestra disposición por parte de todas las culturas. La educación artística también proporciona a niños y jóvenes la posibilidad de trabajar con la ambigüedad y oportunidades para aprender a explorar lo que no está reglado, poniendo énfasis en lo bueno. Además, y sin lugar a dudas, la mayoría de las asignaturas escolares ponen el énfasis en la búsqueda de respuestas únicas para preguntas muy estructuradas, sin darse cuenta de que las formas de pensamiento más sofisticadas permiten a los jóvenes participar de las ambigüedades intelectuales. Finalmente, la educación artística se centra en formas de aprendizaje que requieren de juicios críticos, que utilizan el desarrollo de la habilidad para juzgar con el fin de elaborar cosas que son bellas, expresivas y únicas. Las artes ponen el énfasis en la atención a lo particular, y contribuir de manera significativa a este logro es un privilegio para quienes trabajamos como profesores en cualquier ámbito artístico.
Al final del día, un programa de artes con un enfoque adecuado permitirá a los más jóvenes tolerar la ambigüedad, percibir las relaciones entre las partes de una composición, sentirse orgullosos de los propios logros en este campo y abrir su conciencia reduciendo la falsa dicotomía entre el sentir y el pensar. No puede existir sentimiento sin pensamiento, y no puede haber un pensamiento genuino sin sentimiento. Quienes trabajamos en el ámbito de las artes tenemos una inmensa responsabilidad, especialmente en un momento en el que las escuelas toman un rumbo que las lleva a ser cada vez más mecánicas.
Permítanme desearles el mayor de los éxitos y disfrute en la búsqueda de ideas y valores renovados en un campo que, como el de la educación artística, todos amamos profundamente.

Elliot Eisner
Noviembre 2012

Desde esta web lamentamos su fallecimiento, al tiempo que damos cuenta del deseo de la familia para que se realicen donaciones en su memoria para the National Art Education Association’s Elliot Eisner Lifetime Achievement Award; 1806 Robert Fulton Drive, Suite 300, Reston, Virginia 20191.

Volver